Osinergmin tiene en sus manos el futuro de la producción y de los consumidores regulados